“Se rió aliviado –mirando el rollo vacío–
al darse cuenta que de milagro
había comprado pañuelos descartables.

 


		
Anuncios