“Apretó sus puños e hizo tanta fuerza
que, mareado, tuvo que sentarse; el problema
no fue el olor, sino el ruido.

 


		
Anuncios