“A través del sordo siseo del motor,
escuchó un crujido… abrió la puerta y comprobó
que sus sueños se habían trizado.


					
Anuncios