“Nunca entendí por qué Gloria no podía
hablar sin gritar; pero esa tarde que conocí
a su pequeño, todo quedó claro.


					
Anuncios