“Se llevó la taza rebozante de café
a sus labios, que misteriosamente
nunca se humedecieron.

 


					
Anuncios