“Para su horror, un charco de sangre
comenzó a aparecer por debajo de la puerta…
pero la habitación estaba vacía.



		
Anuncios