“Cerró un ojo, se asomó por la mirilla
y vio con sorpresa a su amigo desaparecido;
al abrir la puerta ya no había nadie.



		
Anuncios