“Anita, me dijo que se llamaba, y su
abultado vestido a lunares no me dejó
sospechar en lo más mínimo.



		
Anuncios