“Acariciando su mano, le susurró al oido
«te espero del otro lado, amor»… y fue
la última vez que cerró sus ojitos.



		
Anuncios