“«Que haya luz en tu vida», me deseó Joaquín; nunca imaginó que yo terminaría
electrocutado esa noche de tormenta.



					
Anuncios