“Al final, Camilo decidió ponerse las pilas… «era hora», pensó… «mi vieja batería
ya está muy sulfatada».



					
Anuncios