“Releyendo su mail, decidió borrar la parte
donde confesaba… su pulso lo traicionó,
y el click cayó en Enviar.



					
Anuncios