“Sentado en el asiento trasero, bastaba
estirarme con coraje para darle un beso;
la puerta se abrió y perdí mi chance.



		
Anuncios