“«¡Puedo volar!» pensó, con genuina felicidad, mientras desde la calle, horrorizados,
seguían el trayecto de su cuerpo.



					
Anuncios