“Pensó en darle su número de celular,
pero la puerta del ómnibus se abrió y,
ante la duda, sus piernas decidieron bajar.



					
Anuncios