“A Lara nunca la habían parado en la calle
para pedirle su número de celular;
quizás porque no sabía mirar a los ojos.



					
Anuncios