“Lara lo bancaba a muerte al gordo…
y él le hacía pagar con sudor y lágrimas
que también estaba enamorado de ella.



		
Anuncios