“Una a una fue releyendo las cartas de amor
que había recibido; luego, con paciencia
se puso a destruirlas, una a una.



		
Anuncios