“Se asomó con cautela por la puerta de
su departamento… vio el hall vacío,
pensó «no hay zombies» y salió tranquilo.



		
Anuncios