“Al sentir que algo subía por su mano,
prendió la luz y no vio nada…
el cosquilleo ya trepaba hasta su codo.



					
Anuncios