“En Fate City nadie se perdonaba
sus propios errores: por eso no había espejos,
para que nadie pudiera verse a sí mismo.



					
Anuncios