“«Menos mal que los dinosaurios no existen» pensó Fede, mirando con alivio cómo
volvía a ponerse verde la luz roja.



					
Anuncios