Etiquetas

,

“Lo enterraron bajo el rosal, y desde
ese momento sólo crecieron rosas color cielo:
el mismo color que brillaba en sus ojos.



		
Anuncios