Etiquetas

,

“¿Para qué necesitará picaporte un corazón?
me pregunté, mientras sacaba de mi bolsillo
un manojo de ganzúas oxidadas.


		
Anuncios