Etiquetas

,

“Más tétrico que el viejo roble seco,
eran su reflejo en la correntada y las
extrañas siluetas que allí se adivinaban.



		
Anuncios