“Se paró de puntitas en el viejo cajón
para que el kioskero lo pudiera ver:
«Dame un pucho suelto», pidió.

 


					
Anuncios