“Para ordenar sus ideas, silbaba
la canción que le había enseñado la seño a
la hora de acomodar la salita de prejardín.



					
Anuncios