“Se sentó con su libro de Stephen King,
como cada mañana de lunes, tratando
de que el barro no manche sus pantalones.



					
Anuncios