“Su sola presencia me inundaba de paz interior,
pura y simple… pero abría la boca
y ya nos declarábamos de nuevo la guerra.



		
Anuncios