Etiquetas

,

“«Soñar no cuesta nada», pensó… pero nunca
pagó los intereses, y su Banco de Ilusiones
tuvo que cortarle el crédito.



		
Anuncios