Etiquetas

,

“«¡Te amo!» me gritó… pero cuando vio
mi cara al girar, agregó bajando la mirada
«Nada, y eso»… y ahí me compró.



					
Anuncios