Etiquetas

, ,

“Helena se arrepintió, pero ya era tarde:
había pateado la silla y su cuello ya sentía
el abrazo del cable del que colgaba.



					
Anuncios