“Ofreció sus manos para calmar mi tensión;
dos habitaciones más allá, su esposo
se despertaba sobresaltado, sin saber por qué.



					
Anuncios