“«Tenemos que hablar» escuchó, e intuyó
que por fin iba a enterarse por qué era
el único de su familia con ojos color miel.



		
Anuncios