Etiquetas

,

“Ella amaba obligarlo a mover los brazos,
dejarlo casi hipnotizado a su paso…
eran el uno para el otro, el árbol y la brisa.



					
Anuncios