Etiquetas

,

“Terminaba otra jornada de trabajo… como
cada sábado, se dirigió a recibir su único pago:
el abrazo de cada uno de sus niños.



		
Anuncios