Etiquetas

,

“Y aunque hizo el esfuerzo y le dio vueltas
al asunto, el cíclope nunca pudo entender
la diferencia entre guiñar y parpadear.



		
Anuncios