Etiquetas

,

“Extendió la manta con sus gubias y las
afiló una por una, como cada tarde; todavía
no había pensado en su próxima víctima.



					
Anuncios