Etiquetas

,

“Quique sabía que ella no vendría todas las
mañanas, pero aún así la esperaba a desayunar;
no era tarea fácil amar a una paloma.

 


		
Anuncios