Etiquetas

,

“Amaba escuchar el delirio de los jóvenes
cuando daba sus discursos; luego, inexorablemente,
lo regresaban a su celda acolchada.



		
Anuncios