“Al filo de perder, entre otras cosas, la
paciencia, se refregó los ojos con tanta fuerza
que ya nunca más pudo volver a abrirlos.



					
Anuncios