“Nereo podía escuchar cada gota retumbar
eternamente al caer en la bañera, pero nunca
vio cómo escurría su sangre por el desagüe.



					
Anuncios