Etiquetas

, ,

“Cada mañana se lavaba la cara y miraba
de reojo por el espejo… y lo único que veía
era esa maldita mancha roja en los azulejos.


					
Anuncios