Etiquetas

, ,

“Ella lo defraudó una, dos, tres veces;
por cada desilusión, él se clavaba la espina
de una rosa en el talón y seguía caminando.



					
Anuncios