Etiquetas

, ,

“Y cuando el coyote pudo finalmente atrapar
al correcaminos, con la adrenalina a tope
se dio cuenta de que ya no tenía más hambre.



		
Anuncios