Etiquetas

, ,

“La emoción de recibir una carta se esfumó
casi al instante, al darse cuenta de que ya
nadie manda buenas noticias por telegrama.



					
Anuncios