Etiquetas

, ,

“«¡Ícaro, detente!», gritó su padre, que había
olvidado avisarle que las plumas de su traje
no eran para volar, sino de vedette.

plumascoloridas


					
Anuncios