Etiquetas

, ,

“«¡Me mordió la perra de Marcela!», gritó
furioso al llegar… y yo recordé que la única
Marcela que conocíamos no tenía mascotas.

Jeringarabia


		
Anuncios