“Toqué con el dedo la extraña mancha
del azulejo, que comenzó a subir por mi brazo;
al despertar, ya tenía el cuchillo en la mano.

manchaoleosa


		
Anuncios