“Después del funeral, busqué su abrazo
contenedor… nunca pude ver que a mis espaldas,
asomaba en sus labios una sonrisa perversa.

cabezalego


		
Anuncios